martes, 31 de enero de 2012

La chica de los caramelos


OBRA REGISTRADA:
Fecha: 06/02/12
Nº de registro: LO-18/2012
Registro Territorial de la Propiedad Intelectual de La Rioja.
© Texto: Ignacio Achútegui Conde (Nacho)
Titular de los derechos: el autor


Relato erótico
por el

Conde de Fisherman




 La Chica de los Caramelos 



- Introducción del copista -

H
ace unos días se presentó a mí el Conde de Fisherman, buen amigo. Grata sorpresa, pues hacía ya mucho tiempo que no tenía noticias suyas. Me entregó unas hojas sueltas donde a ratos perdidos había escrito su historia. Pidió que la corrigiera. Conforme fui cumpliendo su petición quedé atrapado por el relato. Tanto, que me he permitido darle título y hacerlo público. El Conde de Fisherman tal vez nunca me lo perdone, pero he aquí su obra: lista para que puedan juzgar si era justo que durmiera en el fondo de un cajón.

- Prolegómenos -

¿Q
ué podría contarles sobre ella que, ustedes, no imaginen? Podría contarles cual era su nombre: digamos que Ella. Podría decirles que me hizo feliz y que a su vera pasé algunos de los mejores episodios de mi vida. Ella era capaz de llenar el universo con su luminosa sonrisa y unos ojazos como para libar sus partes más pudendas. Manejaba el juego del coqueteo como ninguna y, consciente de su atractivo, se crecía; siempre sabía encontrar una víctima, la aprisionaba en sus redes y ejercía sus hábiles dotes de seducción: la manipulaba, la estrujaba y al final, ya cansada, simplemente la abandonaba a su suerte.
— ¡Suerte tuve yo, de gozarla! Y,  ya cansado, de abandonarla a la suya.

- Deseo -

P
ero comencemos por el principio. Fue en las postrimerías del verano hace ya un puñado de años, en una pequeña ciudad de provincias en la que soy nacido. Ella, de una aldea bucólica y recóndita de más al norte, en la que se crió en casa de unos abuelos que tan solo le hablaron de lo divino, nunca de lo humano, menos aún del sexo mundano. Creció entre animales de granja y chicos de pueblo, que le despertaron el gusanillo apasionado de la libido y en su lívido rostro se le encendieron —para no apagarse nunca más— las mejillas: falso síntoma de un rubor que jamás sintió. De talla menuda, me atrajo como el buen perfume. Yo había olvidado que el veneno se presenta siempre en envase pequeño. La conocí y al instante quedé atrapado en sus ojos verde bosque, enredado en sus castaños caracolillos mechados de trigo. La sonrisa seductora…, claro anticipo del festín venidero.

Pasó el verano, la caída de la hoja marcó la llegada del otoño. Los días fueron poco a poco perdiendo su batalla contra las noches. El frío se hizo sentir en el lecho solitario. Las escenas imaginadas, ciertamente ingeniosas, colmaban mi mente calenturienta. Soñaba, no siempre dormido, con el momento de poseerla.

Pasábamos juntos la mayor parte del tiempo. El día se nos iba deprisa entre risas y cafés. Gráciles volutas de humo, que Ella exhalaba con premeditada pose, desdibujaban su rostro, que adquiría un aire de misterio, lo que no hacía sino acrecentar mi deseoLas más de las veces, embelesado cual imbécil, me quedaba absorto meditando planes de ataque, simplonas estrategias abocadas al mayor de los fracasos. Las miradas se nos cruzaban y con coquetería asomaban a su balcón las perlas de su sonrisa. A mi pensamiento acudió un verso que escribí hace ya algún tiempo:
—“[…] que mis ojos, ebrios de vos, nunca satisfechos, a vuestros ojos tan solo van.”

- Excitación -

A
l otoño le sucedió el invierno. Tras varios días de acompañarla a su casa —frustrado y agotada la mano diestra por exceso de actividad— por fin me invitó a subir. Cuarto piso sin ascensor de un vetusto edificio en el casco antiguo, húmedo, como suponía yo, su sexo. Escaso el mobiliario, apenas unos pocos muebles desperdigados: en la alcoba tan solo un viejo televisor en un rincón; un catre y una mesilla de noche donde guardar en el cajón los objetos más diversos: por ejemplo, una copia de este relato y unos caramelos para la garganta; sin calefacción. Antítesis de un nido de amor.

Como dos adolescentes sin experiencia no supimos, sino sentarnos a mirar hacia el rincón. Ni una palabra, solo hablaba la televisión; nuestras miradas se cruzaban con manifiesta inquietud por dar el paso: ¿quién rompería el hielo? Tras unos minutos de eterna espera, con un movimiento suave y tierno —mitad espontáneo, mitad estudiado— pasé mi brazo por sus hombros e incliné su cabeza hacia la mía, posé mis labios en los suyos y, con cierta afección, le susurré:
—Boquita de fresa— Ella sonrió con ternura.
A partir de ese mismo instante la afección se tornó frenesí, delirio desbocado, sudor frío, palpitaciones, excitación sin control. La ternura de sus besos, cada vez más jugosos, competía en buena lid con los míos, atropellados, casi violentos. Las costuras del pantalón resistían heroicas el brioso empuje del músculo ―irrigado, fuerte, duro y recto— que cobraba dimensiones ciclópeas mientras se revolvía por zafarse de su jaula textil. La presión se me antojaba tormento cruel a la par que placentera paradoja. La sangre se apelotonaba en las cavernosas entrañas de tan fiel compañero de momentos íntimos, a menudo… solitarios. David tornábase Goliat.

El exceso irrigatorio en mi otrora penoso pene, me trajo consigo un déficit en la consciencia; ofuscó mis sentimientos; nubló mi, hasta entoces, buen criterio, y simplemente me abandoné a los más abyectos instintos, reminiscencias del animal que llevo dentro.

Revoltosas, sus manos buscaban hallar el ídolo oculto, premio gozoso, anhelado tótem mágico de la única religión común a todos los mortales. Caricias, apretones, sutiles masajes que inducían al pecado. Las mías, nerviosas, recorrían sus piernas —Tigris, Éufrates; en el centro: Mesopotamia— con tacto febril, en plácida ascensión hacia  la manzana del bien y el mal que, en el encuentro de ellas, sonrojada, deseaba ser mordisqueada como preámbulo al conocimiento total.
¡El Edén se me antojaba en el cuarto piso!

- Meseta -

L
a gélida estancia no invitaba precisamente a ello pero, una a una, las prendas que la vestían cayeron por arte y gracia de unos entumecidos dedos que, a pesar del frío, obedecían a los impulsos más primitivos. Tras su desabotonada blusa emergieron níveos encajes y puntillas, la más delicada envoltura para unos pequeños pechos, que se adivinaban deliciosos y que cuando, con afán, arranqué el último de los cierres saltaron alborozados. Música celestial sonaba al volteo de aquellas campanillas cual de un carillón conventual se tratase. ¡Sonata de invierno!

Tersos y juveniles —la muchacha frisaba los veinte, veinte más le aventajaba yo, sátiro—. Tersos y juveniles, iba diciendo…, coronaban sus areolas unos pezones duros como el hielo; calientes como la catalítica que no teníamos y que no echábamos en falta alguna. Con suavidad mis labios se posaron sobre ellos, ¡aún se endurecieron más, si cabe! Al contacto pude notarlos pétreos, sabrosos, salados…, mi lengua jugaba con ellos golpeando, empujando… Ella exhaló un gemido, largo tiempo reprimido, emocionado, sufrido, bravo, tierno, meloso y profundo.

Sus delgadas piernas semejaban gruesos barrotes que aprisionaban contra ella mi encendido cuerpo, todavía vestido. El combate peniano proseguía dramático, claramente a favor de los pantalones que no cedían ante el empuje de mi sexo. Intenso, el dolor me elevó a una suerte de estado místico. Anhelante, apenas las fuerzas me alcanzaron, trémula la voz, para en un susurro, a su oído, exclamar:
—A tu lado camino, mi corazón se desboca, en un sueño vivo: besando tu boca.
A continuación, lo rubriqué con un sentido beso que Ella refrendó con un sinfín de ellos: entusiastas, lascivos, interminables. Ella tomó el control, me apartó con brusquedad y con una traviesa sonrisa sacó por encima de mis hombros la sudadera, que ya hacía rato me sobraba; por fin, se concentró en el cinturón, el pantalón, la ropa interior… en un gesto liberador de tanta tensión acumulada. Entre risas, caricias, apretones, guiños y susurros fue despojándome de toda prenda. Se recostó sobre la cama. Tan solo unas braguitas, más bien escasas, cubrían su desnudez; las miró con picardía insinuándome su retirada.

Diligente y sumiso procedí a ello. Ante mi vista, un gozoso monte; más allá, el sacro templo: destino último de tan fervorosa peregrinación. Mi mano recorría el rasurado paisaje —piel ardiente, cristales escarchados: formidable contraste— hacia la entrada de la cripta. Al leve tacto, su vulva se abrió como hermosa flor oferente. El gineceo acuoso ―tal cual lo había intuido— dulce néctar, dispuesto para… cual desnudos y libertinos dioses clásicos, entregarnos con fruición a los placeres de la carne. Cielo y Tierra en perfecta comunión.

Labios contra labios, incruenta batalla, exquisita danza, armonioso compás a cuyo ritmo el clítoris se crecía. La punta de mi lengua en sosegada ascensión por aquella colina, se tomó su tiempo, recreándose, para…, después, bajar una montaña. Ocho mil sensaciones diferentes —una por cada terminación nerviosa— en un placentero paroxismo jamás conocido antes por mortal alguno.

Al catar su sexo lo encontré dulce, maduro, como fruta de verano. Parafraseándome no pude por menos que susurrar:
—Boquita de fresa, coñito de melón —Ella celebró la ocurrencia con una alegre risotada.
Continué degustando aquella fruta del bien y el mal. Ella se deshizo en mil y un gemidos como si nunca pudiera haber una noche más. Ronroneaba melosa. Bajó sus manos,  me cogió la cara, tiró de ella para subirla junto a la suya: una vez más labios contra labios… Enhiesto, tocaba su puerta en solícita llamada a traspasar el bendito umbral.

Aún había de posponerse ese crucial momento, retiré mis caderas de sobre las suyas. Con las yemas de los dedos recorrí su cuerpo en sentido inverso, me detuve apenas unos instantes en sus campanillas, un pequeño soplo en su ombligo provocó nuevas risas; su cuerpo se convulsionó como surcado por un rayo. Mi mente se refocilaba a cada instante. Continué viaje abajo. Con ambas manos rodeé la plaza donde se obraría el último acto y descendí cada una de ellas por sus piernas. Las risas aumentaron al tiempo que jugueteé con los dedos de sus pies, mordisqueándolos y, los acaricié con la lengua.

Ella correspondió tomando mi pene con sus manos, lo masajeó con ternura; acercó su boquita sonriente y comenzó a lamerlo. Su lengua recorría de abajo arriba, de arriba abajo el fuste erecto mientras con los dedos amasaba amablemente. Mi excitación creció por momentos cuando se lo llevó a su boca. La sentí húmeda y caliente como un baño turco. Inició un movimiento de vaivén: bajando, subiendo…; de vez en cuando su lengua se detenía y, pícara, se divertía. La temperatura de mi cuerpo se elevó de manera notoria.

Llevado al punto de ebullición —a un soplo de sobrarse— Ella apartó el fuego; ronroneó de nuevo; se estiró como una gatita; alargó su brazo hacia la mesilla; abrió el cajón y,  de un pequeño paquete de caramelos de mentol para la garganta, extrafuertes, extrajo uno y comenzó a degustarlo con ganas. Sus besos resultaron más frescos.

Volvió al punto donde lo había dejado y una extraordinaria sensación de ardiente escarcha me envolvió. ¡Extraña dualidad! Sus labios subían, bajaban, subían, bajaban, subían… De nuevo fui llevado al punto de ebullición y allí se mantuvo, constante, controlando el hervor. Cuerpo y mente, en  prolongada tensión.

Esta vez fui yo quien apresó su cabeza; la alejé de mi entrepierna y acerqué su rostro al mío. De nuevo enlazamos nuestras bocas… Un frescor invadió la mía; busqué en el interior de la suya el causante de tanto placer. Con un hábil movimiento lo  robé para mí. Nos enzarzamos en una divertida disputa por su posesión. Ella permitió que se lo arrebatara. Satisfecho con el trofeo me despedí de su boca e inicié el regreso, cuerpo abajo, hacia su sexo expectante. Fui despacio, sin prisa, atraqué en cada puerto, tomé sus bellas mercancías: supe que al final de tan larga travesía, Ítaca no me engañaría.

Nuevamente, me vi ante el ardiente ochomil. De un soplo, lo cubrí con un manto helado. Volví a coronar su cima con mi mentolada lengua, noté como esa insólita impresión no le disgustaba —aquella sonrisa se manifestó más certera y pude escuchar a lo lejos, ¡cual canto de sirena!, como el ronroneo se acrecentaba—. Ella, sugestiva, incitábame a beber de su fuente. Al contacto con mis labios de hielo, sus aguas cálidas mudaron como extraídas de los profundos dominios de Poseidón.

Absorto me hallaba  en libar con esmerada dedicación aquellas aguas, cuando el caramelo aprovechó la situación, tomó la iniciativa y fue a escaparse hacia ella. Tras un primer instante de nerviosa perplejidad, una cascada de risas apuntó a que todo iba… ¡no bien, sino mejor! El caramelo se internó a través de la oscura cavidad; buceó contracorriente para, al fin, dejarse llevar de retorno. Obstinado, volvió a perderse —esta vez con toda la intención— y, errante, anduvo de una cavidad a otra. Tanto ir y venir, por entre unos labios y otros, fue menguando en tamaño y en capacidad para ofrecer placer.

Necesario fue reponerlo. Yo mismo cogí otro del envoltorio, lo puse en mi boca y con la lengua lo empujé hacia el interior de Ella, que en un brioso movimiento de contracción lo atrajo para sí con deleite. Este segundo caramelo navegó en pos de su gastado compañero: no lo halló —había sido consumido en aquel bravío océano—. Llegó al último confín. Ella relajó la musculatura. Amainó la fuerza succionadora y lo mantuvo al pairo. ¡Ahora sí!, la intensidad glacial se disparó a la par que nuestras feromonas.
¡Imposible fue resistirse a la llamada animal!

- Clímax -

E
l tiempo parecía no existir en aquella alcoba. Los escarchados cristales… ¡¿Quién se fijaba en los cristales?! En esta ocasión, no llamé a las puertas del santuario —abiertas las encontré, en toda su plenitud—. Directamente, ¡entré! Nuestras caderas se acoplaron en acompasada cadencia: Ella marcaba el ritmo pausado, gemido a gemido. Yo la seguía. Sin prisas, disfrutándonos a cada caricia. Con suavidad me deslizaba dentro de ella: adelante, atrás, adelante… Elástica, se ajustaba como un guante. Cada impulso me acercaba más y más al fondo, allá donde me esperaba el caramelo. El placer de surcar sus aguas solo era superado por la emoción de llegar a él y embestirlo con la fuerza de una nave corsaria. Todo un repertorio de sensaciones desconocidas hasta ahora se adueñaría de mí.

Nuestros cuerpos se estremecían. Sendos jadeos surgían guturales, cuando comenzó a escucharse un sonido lejano —Vagina Seminova interpretó un virtuoso solo de órgano—. La hilaridad del suceso no nos distrajo de nuestras carnales maniobras. Poseído por el demonio, desechado todo raciocinio acometí con ímpetu el abordaje. ¡Truenos, rayos y centellas! Fuego y hielo en paradójica conjugación.

Una intensa pira me quemaba por dentro. A punto de estallar, soporté con agrado, cuanto pude, el doloroso placer. Conducido al límite de mis fuerzas, delirante, abandoné  toda resistencia y… me deje llevar: ráfagas eléctricas recorrieron las entrañas de mi cuerpo; sacudido por desenfrenados espasmos, derramé en su cuenco el hirviente contenido de mi vasija: veraz elixir de vida; auténtico maná, que, anhelante de ella, penetró a través de su densa oscuridad, cual fugaces destellos de luz.

Gloriosas trompetas victoriosas resonaron en  mi mente:
¡La ciudad de las palmeras había caído!

- Resolución -

F
eliz hallazgo el de aquella muchacha. ¡Eso creí entonces! Ya dije, anteriormente, que con Ella pasé algunos de los mejores episodios de mi vida. Las risas y los cafés aumentaron, como lo hicieron mis visitas a aquel destartalado cuarto piso. Al final de una dura jornada Ella, ligera de ropa, esperaba en el lecho mi llegada; o, como náyade del río, tomando un baño. Yo, sátiro, dispuesto a perseguirla y tomarla, vivía en una constante erección.

Ella, siempre voluptuosa, invitaba con cada mirada, cada sonrisa, cada gesto… Yo, siempre presto, atendía su llamada recurrente: libres y salvajes —como criaturas de esos bosques donde se crió— nos entregábamos con dedicación.

Comenzó a visitarme en el trabajo. Esperaba al cierre —no siempre— y su juego seductor acababa en un apresurado apareamiento contra la pared. ¡Nunca antes había conocido a una muchacha con tal apetito copulativo!

El almacén, su oficina, el salón de su madre —mientras esta en la cocina preparaba la comida del día de Reyes—, los aseos de un viejo café y, ya en verano, en el parque. Cualquier escenario podía ser adecuado. Hubo noches en que no llegamos a alcanzar el cuarto piso: buzones, escaleras y contadores de luz fueron mudos testigos de nuestras prácticas amatorias.

Ella se mostraba muy receptiva. Así se lo hice saber en cada ocasión en que yo escanciaba mi esencia en su interior. Dos amplias sonrisas siempre me recompensaban: una perlada, la otra…

La humedad resultó ser una constante. Su sexo, al igual que su piso, exudaba incesante. Cualidad consustancial por su propia naturaleza: si su fuente se secaba Ella moriría. También se decía de las náyades que sus aguas eran medicinales, pero con Ella mis dolores de espalda no hicieron sino empeorar.

Llegué a quererla, ¡ese fue mi error! Discreta, fue tejiendo una sutil telaraña a mi alrededor. Poco a poco me enredó en ella y, cuando me tuvo esclavizado a sus pies, comenzó a manejarme como una marioneta. Sus caprichos, órdenes inexcusables, fueron en aumento. Agigantaron su soberbia. Su carácter veleidoso se manifestó tal cual: si en primera instancia Ella ansiaba mis atenciones más íntimas, al poco, yo corría el peligro de sufrir su venganza por haberme bañado en sus aguas y bebido de ellas. Volverme loco y ciego era su castigo al presunto sacrilegio.

Jugó conmigo a dejarme y tomarme—como había hecho con todos sus amantes—. Aquel juego me irritó. Fue por lo que, a la par que sus desvaríos fueron creciendo hacia lo intolerable, nació en mí una idea: por una vez sería su amante el que la abandonara.

Quinientos cincuenta días de gozo y dolor. Una mañana de abril. Una esquina… El reloj Bergerón marcó la hora. No lo consulté, sabía perfectamente cual era: justo la hora de partir. En el Muro de San Blas de un tajo corté las amarras. Un viento fresco infló mis velas. Puse rumbo a la libertad.

Tardé en olvidarla lo justo y necesario. La niebla del tiempo fue desdibujando su recuerdo. Creo que ella nunca lo consiguió. Nunca entendió que la dejara. Tal vez lo que no pudo fue perdonarme que lo hiciera.

Ya expliqué que esta era una ciudad pequeña. Supe de sus nuevos amantes, de sus nupcias, de sus fracasos… De vez en cuando me cruzaba con ella. Jamás volvió a hablarme, ni siquiera un adiós por la calle, la mirada desafiante, orgullosa. Poco a poco sus noticias iban espaciándose hasta que no volví a saber nada.

Entre tanto mi vida dio nuevos giros: cambié de ocupación e inicié una nueva relación amorosa que a tiempo de hoy perdura.

Al cabo de los años, una noche de invierno —siempre el invierno…—, volvió a mí. Lo hizo tras enterarse de que regentaba mi propio negocio y que me iba bien. Vino como si el día anterior nos hubiésemos despedido con un hasta mañana. En sus ojos verde bosque se traslucía la tristeza de quien no había llevado buena vida, sus castaños caracolillos ya no mechaban de trigo y un incompleto rosario de perlas asomaba por donde antaño exhibía aquella sonrisa seductora. A pesar de ello la reconocí y, al instante, comenzó a hablarme nerviosa.

Me contó los últimos pasajes de su historia. Su relación con su hija adolescente. Habló de sus poesías y de tiempos pasados. Entornó sus ojos, al tiempo que mesaba sus deshechos rizos en una maniobra presuntamente seductora para, por fin, conducir  la conversación al meollo:
—¡Qué buenos recuerdos! —exclamó ella, mostrando torpemente sus cartas—. ¡sobre todo en la cama! —continuó.
Una sonrisa quiso esbozarse en mi rostro, ¡pero no!
—Yo no guardo nada —cortante, le espeté.
Siguió con su narración y me explicó que se marchaba de vuelta a sus orígenes, tras de una nueva vida para su hija —en realidad, pensé que lo hacía por ella misma: para huir de su reputación
.
De nuevo destapó sus oscuras intenciones cuando me ofreció —como sin importancia—su teléfono, que yo rechacé. Continuó contándome sus cuitas. Insistió, dijo saber que me iba bien en mi relación con mi esposa y me lo ofreció otra vez.

Le expliqué que era feliz. Que no la necesitaba. No me lo iba a jugar a todo o nada por un número. Persistió en el asunto —ya de manera directa— con el argumento de que mi esposa no tenía por qué enterarse: bien podría yo guardarlo en mi agenda con otro nombre. Esta vez tuve que ser rotundo.

Hasta tres veces llegó a proponérmelo y ¡hasta tres veces negué!

En esta ocasión no hubo ni canto de gallo, ni llanto.

Me despedí con el sincero deseo, expresado, de que todo le fuera bien. Y con el deseo, silenciado por la educación que me han legado mis mayores, de no volverla a ver jamás.

Nunca volví a saber de ella. La supongo refugiada en sus ríos y bosques, que nunca debió abandonar.

Desencantado de falsas diosas paganas, un antiguo verso vino a mí:
—“[…] yo lo aprendí, aquella quimera, amor de invierno; nunca más volví. “
Ahora que, ya, peino alguna cana —Conde de Fisherman me nombran—; Sade y Bradomín, “aristocríticos”, ¿me avalarían?
Méritos:
—“[…] mi historia, algunos casos que recordar no quiero” —Genial Machado.
O tal vez ¡sí!
Y, ustedes, lectores míos…
¿Qué podrían imaginar que no les haya contado?

- Epílogo -

U
stedes, que ya leyeron o quizá escucharon a alguien que les leyó lo que arriba se contó, sean benevolentes si los sucesos no fueron de su agrado, o bien, el estilo narrador no les pareció el más apropiado. De lo primero nada puedo excusarme. Se escribió tal cual sucedió. De la segunda cuestión: diversas serán las opiniones, cada cual la suya tendrá según sea su gusto en uno u otro estilo de narración. Insisto en su benevolencia —nunca antes algo parecido escribí—; virginal me vi en estas lides del erotismo literario. Buen empeño puse, mejor hacerlo, capaz no fui. Si no les gustó, su silencio me lo hará saber; si por el contrario, disfrutaron con la historia, una sonrisa será suficiente… mas un aplauso sonaría mejor.
Muchas gracias:


Conde de Fisherman


-FIN-
No, todavía no…


- De bien nacido es ser…

A
gradecido a quienes con su influencia y algún que otro préstamo han contribuido a que haya escrito este relato. No pretendo compararme con ellos, ¡son maestros! Algunos literatos: Marqués de Sade, Valle Inclán —y su personaje el Marqués de Bradomín—, Machado, Kavafis, Espronceda; otros, compositores y cantantes: Víctor Manuel, Aute, Sabina, Mana, Luis Advis; incluso personajes de ficción: el citado Bradomín, y el capitán Haddock.

También debo agradecer a las mitologías y tradiciones griega y cristiana.

A la maravillosa película El inglés que subió una colina y bajó una montaña.

A mis amigos Mar y José por darme la idea de escribir un relato erótico.

Y a mi amigo Ángel por esa palabra… y tan amenas conversaciones.

A Floren, cantautor y buen amigo, por enseñarme por medio de la canción de Eladia Blázquez que “no es lo mismo que vivir: honrar la vida”.

A Javier, otro buen amigo, por esos otros puntos de vista tan personales, tan irónicos y por encarar la ardua tarea de leer en público las vivencias del Conde de Fisherman. Por su condición de caballero, no dudo de que sepa recogerme el guante con elegante satisfacción.

A mi mujer Maite por ese sentido del humor que le ha permitido entender lo que este relato significa y por animarme, también/tan bien.

Al  Café Clásico de Logroño por cederme un espacio, entre cafés y copas, donde escribir este relato.



¡Ahora, sí!


-FIN-




 Ignacio Achútegui Conde
enero 2012




Este relato tuvo una lectura dramatizada a cargo de Javier García García Quintana, dramaturgo, novelista y cantante riojano.
Fue en el Café Clásico, en Logroño, el 19 de octubre de 2012, con buena acogida por el público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario